Blog

Derechos del fideicomitente

 El fideicomiso dominicano está estructurado a partir de la creación de un patrimonio especial y no con base en el derecho de propiedad. En consecuencia los derechos que la figura genera en provecho de las diversas partes intervinientes se explican fundamentalmente con base en el derecho de obligaciones. En cambio, lo que el fideicomiso tiene de particular se lo debe primordialmente a la circunstancia de que su conformación implica el surgimiento de un patrimonio autónomo, separado y de afectación.

  

  1. Generalidades

El fideicomitente es la persona que transfiere activos al fiduciario a fines de constituir el fideicomiso. Se permite que una persona sea a la vez fideicomitente y fideicomisario. En cambio, en ningún caso puede el fideicomitente ser fiduciario.

El fideicomitente puede reservarse los derechos que desee al momento de constituir el fideicomiso. Obviamente, en la medida en que el fideicomiso refleja más poderes reservados en provecho del fideicomitente, será un instrumento menos creíble frente a los terceros y hasta podría ser considerado como una simulación, con base en los abundantes antecedentes al respecto en materia de trust.

En ausencia de reserva de derechos al fideicomitente le competen importantes prerrogativas. Así, podrá exigir al fiduciario el cumplimiento de la finalidad pactada, procurar la rendición de cuentas, nombrar los sustitutos cuando corresponda y obtener la restitución de los bienes en caso de que se frustre el fideicomiso o de conformidad con lo pactado. El fideicomitente también podrá ejercer contra el fiduciario  las acciones en daños y perjuicios que correspondan.

 

  1. Carácter personal de sus prerrogativas

 

La circunstancia particular de que el fideicomitente tiene derecho a recibir de vuelta el patrimonio fideicomitido de conformidad con lo previsto, ha provocado que cierta doctrina sostenga que sus derechos son de carácter real.

Aunque es cierto que el fiduciante conserva una expectativa de recuperación del bien fideicomitido es incorrecto indicar que tal expectativa constituye un derecho real. Se trata de un  derecho  puramente personal,  por cuanto no se ejerce de manera directa sobre la cosa; las opciones del fideicomitente, en caso de incumplimiento del fiduciario, se limitan a accionar en contra del fiduciario sin que pueda agredir normalmente el patrimonio fideicomitido.

El fideicomitente carece de derecho real alguno puesto que esa sola condición lo desvincula del bien, el cual se transfiere al fiduciario en primer término y, por definición, deberá transferirse al fideicomisario oportunamente, sea en su estado actual o transformado en virtud del cumplimiento de lo pactado en el fideicomiso.

 

[1] Navarro, “ Propiedad fiduciaria”, 89.

[2] Kiper “Régimen jurídico”, 45.

Providing dedicated litigation and commercial legal support.

Call 1 (809) 542 2930

How Can We Help You?

For more information you may contact us from Monday to Friday 8:30 am – 5:30 pm (EST) at the following number:

Office in the Dominican Republic:

Torre Friusa, Suite 12-A, Ave. 27 de Febrero # 228, esquina Ave. Tiradentes, La Esperilla, Santo Domingo, D.N. Dominican Republic

International Mailing Address:

P.O. Box 025522
EPS X15620,
Miami, Fl 33102-5522A

© Copyright 2018 The Del Carpio Office. All Rights Reserved.
Sitemap | Law Firm Essentials by PaperStreet Web Design